Recuerdos del culturalismo: Los sueños se hacen realidad

Cuando toque escribir la historia de la Cultural de 2020, todo va a ser muy raro. ¿Recordáis el inicio de temporada? Qué lejano resulta todo, hace apenas unos meses… y parece que fue hace siglos. Después de la satisfactoria victoria ante el Leioa parecía que podría ser el momento de asegurar nuestra presencia entre las posiciones privilegiadas de la tabla, pero el resto ya lo sabéis: Estados de Alarma, confinamientos, y sobre todo noticias, muchas noticias, a veces hasta contradictorias. Mucho ruido cuando todo se paró.

Pero la realidad es que el mundo se ha reactivado, y nosotros debíamos ser parte de ello tarde o temprano. Nuestra rueda también vuelve a girar y estamos muy cerca de tocar la gloria. Pero, como se hace en las grandes ocasiones, como ya hemos demostrado: la cautela, la humildad y el respeto al contrario son el secreto del éxito, así debemos actuar ante el Yeclano, y así lo hemos hecho las veces que las cosas han salido bien.

Pese a todos los achaques que hemos vivido en tantas y tantas oportunidades de ascender perdidas, hay cosas positivas que aún se conservan y que debemos tener en mente. La ilusión de mediados de mayo que, en esta ocasión, hemos tenido que vivir con unas semanas de retraso, sigue ahí. Las conversaciones en el bar, en el trabajo… aunque sea con una mascarilla de por medio, ahí están.

Es cierto que, en los últimos 30 años, las fases de ascenso no ha sido nuestro fuerte. Apenas unos pocos antecedentes positivos quedan, ya hemos hablado de ellos, pero merece la pena recordar un poco más. No me quiero ir a lo que vivimos en 2017, tan bonito, tan perfecto, tan inolvidable…sino a 2013. Hace unos días se cumplía la efeméride del ascenso a Segunda B en el campo de San Gregorio de Oviedo. En la capital del Principado, se asentó uno de los procesos más bonitos de la historia de nuestro club: la confirmación de la recuperación de un club que estuvo cerca de desaparecer. Aquel proyecto fue respaldado sin fisuras durante tres duras eliminatorias. Superamos al desconocido Unión Viera; triunfamos en la correosa eliminatoria ante el Mancha Real y 2500 leoneses fueron testigos de la reconquista de la categoría. ¿Cuántas veces se ha visto un desplazamiento así en Tercera División?

Aquello salió bien, 2017 salió bien. El eterno gafe que parecía sufrir nuestra Cultural quedó encerrado en un profundo baúl de la historia. Llegados a este punto, me gustaría recordar un párrafo del Recuerdo que tuvimos hace ya tres años, justo antes del choque ante el Lorca por el campeonato de la Segunda B, pues aún está vigente:

“Cuando hablábamos de los años 70, de aquellos éxitos, de aquellos días, salía a la luz la perfecta armonía que había entre directiva, afición, cuerpo técnico y plantilla; de los desplazamientos masivos, de las grandes entradas en el Antonio Amilivia… Pues en ello estamos, en reescribir nuestra historia. Se acabaron las penas, el desierto, las decepciones.”

 

Ahora todo va a ser distinto. No podremos estar con nuestros jugadores en persona. No habrá ambiente de gala en el Reino de León, ni desplazamiento masivo, ni mucho tiempo para analizar rivales. Las seis semanas que debería durar la ilusión, como en 2013, se va a resolver en unos pocos días, a mil kilómetros de la capital del Viejo Reino. No importa, porque nuestros jugadores saben, vosotros sabéis, que todos los culturalistas estaremos en la provincia de Málaga, aunque sea de forma telemática, pero allí estaremos, así lo mandan los tiempos que corren, así se escribirá esta extraña e inesperada página de nuestra historia. Aunque pase el tiempo, sigue y seguirá vivo nuestro constante recordar, nuestra mirada atrás de lo vivido y, sobre todo, de lo aprendido, ¿por qué? Por algo muy sencillo: “que se entente toda España, que somos la Cultural”.

Rodrigo Ferrer Diez

Historiador de la Cultural y Deportiva Leonesa

+ CULTU NOTICIAS